Llegó lo que no queríamos, el momento de despedirnos.

No lo queríamos y con razón, pero aquí estamos bajo la lluvia y el frío.

Sabemos que fue increíble pero toca a su fin, lo nuestro ha sido como nuestra canción favorita, ha tenido su momento de más brillo pero tarde o temprano se iba a acabar.

Tú te irás y seguirás con tu vida, y yo sé que una parte de mí se irá contigo y otra parte tuya se quedará aquí.

Sólo nos quedará sonreír como tontos cuando nos acordemos de esos momentos juntos.

Ya te has ido y yo no pinto nada allí solo en medio de la estación.

Huelo el pañuelo que me dejaste antes de irte y aún tiene tu olor, a tu perfume y a ti, y desde ese momento sé que lo conservaré como si fuera un tesoro.

Mientras me voy alejando cierro el paraguas y dejo que la lluvia me ponga empapado, me da todo igual, sólo quiero sentir algo tan fuerte como lo que sentí contigo.

Se me saltan las lágrimas al darme cuenta de que ya nada de eso volverá y me asaltan las dudas, pero no importan las lágrimas porque se mezclarán con la lluvia, y no importan las dudas porque siempre van a estar.

Miro las fotos que teníamos juntos, suspiro hondo, ¿Qué hago con ellas?, ¿Las borro?. O quizás aún es pronto.

Sólo espero que la vida alguna vez nos deje coincidir una vez más y poder mirarnos y sonreírnos a la vez al recordar todos esos momentos, y que no nos volvamos unos extraños desconocidos.

Posted in: Pseudo-Poesía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s