La niña y la adulta.

Te has despertado en mitad de la noche, son las dos de la madrugada y cuentas las horas que faltan para que suene la alarma.

Estás sola en la cama y el frío te recorre desde los pies hasta el cuello. Pero, ¿cómo es posible?, te preguntas, si es justo la parte del cuerpo que tienes más tapada.

“No es el frío”.

Te dices a ti misma.

Es entonces cuando tu mente empieza a divagar y a intentar encontrarle una lógica a esa sensación.

“¿Por qué me siento así?”

Descartas la tristeza, pues vives una de las épocas más felices de tu vida, estás dedicándote a lo que te gusta y para ti es más que una pasión.

“¿Será la falta de sueño?”

Es posible, pero sabes que sigues una línea de sueño que no alteras ni aunque caigan bombas a un metro de ti, así que rechazas esa opción también.

Ante la escasez de una respuesta, coges el móvil y empiezas a ojear archivos sin un rumbo fijo hasta que al final abres la app de Youtube y escribes “Canciones Disney” en el buscador.

No sabes porqué lo has hecho pero te da igual.

Ves una larga lista de canciones de tu infancia, haces clic en la primera y te aparece una canción de Mulán. . .

Conforme la vas escuchando, notas que ese “frío” ya no es tan fuerte, ya no te sientes como antes y te preguntas:

“¿Tendrá algo que ver?”

Ese es el momento en que decides realizar una prueba y te pones a escuchar todas las canciones que te van apareciendo, aquellas que cuando eras pequeña odiabas porque interrumpían la historia de las películas, las mismas canciones que deseabas que acabaran cuanto antes.

En el instante en el que te quieres dar cuenta ya has agotado toda la lista de reproducción, ahí compruebas que el supuesto “frío” ha desaparecido por completo y entonces llegas a la gran conclusión.

No era ningún tipo de aire gélido lo que te recorría por casi todo el cuerpo, era tu propia niña interior la que te estaba pidiendo a gritos que le dedicases unos minutos.

Quería que avivaras la llama de su niñez escuchando esas canciones, por eso ni tú sabes el motivo por el que pusiste “Canciones Disney” en Youtube.

Ahora es cuando sabes que por muy adulta que seas, por mucho que hayas madurado y te quede por madurar, siempre tendrás a una pequeña niña dentro de ti, y que tendrás que cuidarla como te cuidas a ti misma.

child-3354376_960_720.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s