A la chica del bus

Nuestras miradas se conectaron por segundos,

un encuentro muy intenso y muy fugaz,

no sé ni el motivo de escribirte estos versos,

pero llegados a este punto, ¿qué mas da?.

 

Los dos nos íbamos de la “uni” en bus,

no me fijé en ti hasta ese momento,

cuando cruzamos las miradas sentí algo,

un cóctel de frío y calor por todo el cuerpo.

 

No son cosas mías, tú también notaste algo,

supe que me mirabas de nuevo,

los nervios recorrían todo mi cuello,

creí entrar en el mundo de los sueños.

 

Cuando te miré sonreías con tu amiga,

ahí entendí que es verdad lo que dicen,

que cuando llueve mucho al final sale,

ese arcoiris cuya espera tanto vale.

 

Te juro que no exagero ni te miento,

nunca había sentido nada similar,

¿amor a primera vista?, ¿quién lo sabe?,

pero algo despertaste en mí que no se va.

 

Me faltó el valor de decir algo,

de ver si reaccionabas con un gesto,

con guiñarte un ojo al menos,

pero ya sé que es tarde para esto.

 

Es imposible que veas estas líneas,

ni te acuerdes ya siquiera,

yo espero olvidarte pronto,

y que sea lo que dios quiera.

 

Hasta que eso ocurra tendré la fe,

de verte cada vez que suba a un bus,

hasta que acabe olvidando tus ojos,

no si ya antes me olvidaste tú.

 

black bus approaching during nighttime

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s